Textos para pensar y luego pensar-se .... Reflexiones inconscientes que facilitan analizar el afecto con los otro semejantes. Reflexiones que le dan sentido al porque del miedo y ayudan a repensar el fracaso, el del des-amor. Un contacto con nuestros sueños, un puente con el deseo mas inconsciente que habita en nuestro interior. No dudes en participar de esta experiencia. filippigustavo@hotmail.com
Palabras inconcientes  
 
  El lugar de él que no está 21-06-2024 18:44 (UTC)
   
 

El lugar de él que no está


No es común en mí poder escribir un texto a partir de un título, ya que ello, realmente me parece poco probable puesto que cuando comienzo a escribir, la línea de mis pensamientos se alejan indudablemente del título que  potenció mis intenciones literarias.

Muchas veces el escrito  toma algo de forma  cuando las palabras van llegando al final de la hoja, sólo en ese momento puedo poner un encabezado que  contenga al desorden de ideas plasmado en cada frase.

Paradójicamente  a esta descripción, en este caso no es así, ya que  la idea surgió fuertemente de la afirmación inicial   y esa idea guió el rumbo de los decir-es “el lugar de él que no está”.

Aunque a esta altura de los acontecimientos debo confesar, para ser sincero con el lector,  cierto disgusto por este título guía.  Una razón puede ser por las ganas de reemplazar la palabra lugar por la palabra espacio. Ya que lugar me remite a lo geográfico y a la pretensión de algunos  sujetos de estar siempre bien ubicados. Rápidamente me pregunto:

 ¿Hay alguien que  pueda decirse ser un sujeto ubicado?

El hombre tiene esta  necesidad repetida  e intrínseca de ser un tipo ubicado, en sus pensamientos, en su sexualidad, en sus actos y si se podría, hasta en sus sueños…

Escribiendo estas líneas anteriores, sólo hace un instante, volví  a reflexionar sobre la palabra hombre, puesto que cuando comencé la frase pretendía hablar en general, obviando el género de lo masculino y lo femenino, pero mi inconsciente estaba subrayando que mucho de lo dicho tiene que ver con la posición de lo masculino.

No hay fantasía más recurrente en el campo de lo masculino que la de ubicarse en el lugar justo del goce femenino, satisfaciendo como ninguno a su amada.

  ¡Vaya pretensión narcisista! ¿No?

Pero desde el comienzo intenté escribir de los ausentes y no sobre nosotros los descentrados.

Estos sujetos tácitos de la existencia, sujetos que deciden  (o no) estar ausentes en los espacios que debieran habitar, ya sea por determinación o simplemente por pereza, o incapacidad inhibitoria ante la realidad.

Los ausentes que pasivamente escuchan sin opinar, los ausentes que no pretenden enterarse de las traiciones de sus seres queridos, los ausentes que retacean el lanzarse a sus pasiones, siempre por ante-poner el inexorable  miedo a equivocarse.

Es sabido que la voluntad se queda corta ante algunas inhibiciones instaladas por allá en lo inconsciente, pero reconocer y reconocer-se en las propias detenciones subjetivas nos conecta con la posibilidad de combatir cierta sintomatología displacentera, displacentera tanto para el paciente como para sus otros.

Entonces acomodarse a un síntoma de este tipo, quedarse ausente, es bastante triste y a la vez desesperanzador.

 Pero cuando este síntoma  se lo reconoce en la adolescencia en mi caso, me preocupa en forma especial, ver rendido al hacedor de la próxima sociedad futura me resulta lamentable.

No hace mucho, asistiendo a una  charla pedagógica sobre las estrategias de motivación alumno en la escuela del siglo XXI, surgió esta pregunta como una valida preocupación de algunos docentes

 ¿Qué se hace con los chicos que no participan de ninguna actividad escolar?

 (En realidad usé la palabra chico porque a mi entender un chico no necesariamente es un alumno, pero lo dejamos para otro momento)

¿Qué se hace con los sin lugar en el aula que están justamente allí?

Me pareció que, a pesar de la desilusión de muchos docentes comprometidos con su trabajo, estos chicos tienen el derecho de estar allí, justo allí en la escuela… haciendo en apariencia nada.

 

Mi respuesta:

Se les da, y se soporta  el lugar para que hagan nada (En apariencia)

Porque en muchos casos ese espacio donde ellos no hacen nada es el mejor lugar donde pueden estar,  ya que escuela a pesar de sus propias problemáticas tiene valores. La gente que  en su mayoría  está allí, trabaja para el bien común y ofrece la esperanza de la educación para la construcción de un futuro mejor.

 No es nada grato cuando nos toca ser testigos de los ausentes y los rendidos,  muchos quisiéramos darle  algo, cualquier cosa,  para  que se alejen de la inacción, para que abandonen  ese lugar de ausencia dolorosa  y egoísta.  Pero eso, casi nunca es posible.

Creo  que nadie debería ser cómplice para que un sujeto quede inerte, pero los tiempos de resolución de esta posición inconsciente se resuelven cuando se dan ciertas condiciones, para mi gusto condiciones terapéuticas fruto de un tratamiento psicológico donde el paciente se lanza  para modificar-se.

 Para terminar, con este laberinto de síntomas y deseos que es la educación, me gustaría   resaltar que “El lugar de él que no está”, el lugar de ausencia subjetiva  estando allí, es para muchos…sólo todo lo que tienen….o sólo  todo le queda ante una realidad que los oprime. La escuela les da un poco de respiro haciendo nada…en apariencia. Solo en apariencia.

 

PD: Este texto quizás debería llamarse:

“Atolladeros de la práctica docente”

 “El por-venir del alumno ausente”

Ps Gustavo Filippi

 

 

 

 

 

 


 
  Psi: La clínica y la educación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Estos escritos no pretenden ser un oráculo o un análisis certero de la realidad de todos. Sepan disculpar algunas generalidades utilizadas como disparador y el escaso vuelo literario. El discurso que van a leer se encuentra cruzado por el psicoanálisis y tiene la pretensión de que el lector solo piense su realidad para involucrarse con ella de manera placentera. También busca transmitir ideas relacionadas con los aspectos clínicos del psicoanálisis y su potencialidad para desanudar síntomas que esclavizan al sujeto inhibiéndolo en su vida cotidiana y por su puesto en el amor. Ps Filippi Gustavo
  Fobia Social
  Facebook botón-like
  Consultas profesionales
Clínica psicoanalítica.
filippigustavo@hotmail.com
  Educación
filippigustavo@hotmail.com
  Nuevas tecnologías y Psicoanálisis
Si quieres participar de un intercambio de ideas en relación a este tema de investigación.

filippigustavo@hotmail.com
  C.V. Especialización
Clínica online adultos.
Docente psicología- filosofía
Prevención: Charlas de prevención de psicología. Trabajos en medios de comunicación radio Fm y Am. micros de salud .
Tutor asesor de escuelas medias.
Trabajos de investigación, nuevas tecnologías y educación,nuevas tecnologías y psicología.
Especialista en TICs educación y psicoanálisis

Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis